Asisge

Editorial

5 señales de que deberías ser tu propio jefe

5 señales de que deberías ser tu propio jefe

Es posible que estés hecho para trabajar por tu cuenta, siendo tu propio jefe. Si no estás muy seguro de ello, en esta fotogalería te revelamos algunas señales claras de que puedes y lo necesitas de la mano de Liz Ryan, CEO y cofundadora de Human Workplace, especialista en recursos humanos, coaching y planificación laboral.

Percibes que hay una manera mejor de hacer las cosas

Te sientes frustrado porque hay una diferencia muy grande entre la forma en la que se hacen las cosas en tu trabajo y la forma en la que sabes y crees que deberían hacerse -una forma más inteligente-. ¿Por qué no dejas ese desgaste emocional y diseñas un negocio mejor?

Te sientes fuera de lugar continuamente

No te gusta la forma en la que se hacen las cosas y al final acabas haciéndolas a tu manera a espaldas de los jefes porque consideras que así es mejor -y probablemente lo es-. Cuando la cultura y los valores de las empresas tradicionales no van contigo, es mejor que abandones.

Te encanta empezar cosas, pero te aburres rápido

Esta es una gran señal de que deberías ser tu propio jefe. Siempre que quieras ser más creativo e innovar podrás hacerlo sin tener que estar sujeto a unas férreas directrices. Si no encuentras un trabajo que te permita crear continuamente, deberías iniciar tú uno propio.

La burocracia del trabajo te está matando

Necesitas cierta autonomía, no eres capaz de trabajar a gusto con 3 jefes diferentes por encima que tienen que supervisar cada cosa que haces. Si ya tienes cierta experiencia y ese tipo de situaciones matan tu creatividad y te minan la moral, es mejor que emprendas.

Tienes una gran idea

Si tienes una magnífica idea, pero sabes que no vas a poder desarrollarla dentro de tu empresa o que es posible que te la quiten, es mejor que la desarrolles fuera y a tu manera. Si triunfas, que sea por ti y para ti.

RegresarRegresar